Registro de la jornada diaria: ¿obligatorio o potestativo?

La implantación de un sistema de registro de la jornada diaria efectiva, comúnmente conocido como «control de presencia», ha sido desde los tiempos en que los trabajadores «fichaban» con tarjetas perforadas de papel en un reloj analógico ubicado en el acceso al centro de trabajo, o incluso en el acceso al puesto de trabajo, como era costumbre en empresas industriales con plantillas muy numerosas, una facultad del empresario para garantizar el cumplimiento del horario de trabajo. Seguir leyendo