¿Qué hacer ante una reducción salarial?

En principio, la reducción salarial es una modificación sustancial de las condiciones de trabajo que la empresa puede acordar cuando hay motivos económicos, por la que el trabajador tendrá derecho a rescindir su contrato de trabajo y percibir una indemnización de veinte días de salario por año de servicio con un máximo de nueve meses. Ahora bien, para poder ejercer este derecho se requiere que el trabajador resulte perjudicado por la modificación sustancial. Y parece lógico pensar que una reducción del salario perjudica al trabajador, independientemente de cual sea la magnitud de la misma. Pues bien, esto no se entiende siempre así. Será el juez quien determinará si la medida adoptada por el empresario de reducción salarial perjudica al trabajador y, por tanto, si resulta una modificación justificada o injustificada. Seguir leyendo

Movilidad funcional vs modificación sustancial de las condiciones de trabajo

Supuesto de hecho

Un trabajador que venía desempeñando las funciones de encargado de la sección de clasificación de una empresa del sector cerámico desde el año 2003, teniendo a su cargo a dieciséis trabajadores, realizaba el control de las averías, avisaba al mecánico de turno, cursaba las órdenes de trabajo, coordinaba a los trabajadores de su turno con las otras secciones para asegurar el correcto funcionamiento del proceso productivo, y era además el responsable del personal a su cargo, procurando que no les faltara trabajo a ninguno de ellos, y suplía las ausencias del mismo en caso necesario. A comienzos de este año, debido a una reestructuración empresarial, la empresa le cambió discrecionalmente de puesto de trabajo, asignándole nuevas funciones de operario de clasificación consistentes básicamente en marcar los productos defectuosos en comparación con el estándar de calidad preestablecido, y en retirar el producto acabado de la máquina embaladora para ubicarlo en la zona asignada provisionalmente hasta su traslado al almacén, funciones que desempeñaba alternativamente cada dos horas bajo la supervisión de otro encargado. Según la empresa las funciones de encargado que este trabajador venía desempeñando podían ser revocadas discrecionalmente dado que no eran consolidables, además de que las nuevas funciones asignadas al trabajador pertenecen al mismo grupo profesional, con lo cual, lo que se ha producido ha sido un mero cambio de funciones dentro del mismo grupo profesional sin ninguna repercusión salarial y conforme al Estatuto de los Trabajadores.

¿Estamos ante un supuesto de movilidad funcional o de modificación sustancial de las condiciones de trabajo? seguir leyendo