Laboral

Trabajadores

Nuestros servicios van dirigidos especialmente a los trabajadores, a quienes prestamos asesoramiento legal sobre sus derechos y obligaciones derivados de la relación laboral, y sobre las prestaciones de la Seguridad Social que les pudieran corresponder a sí mismos y a sus familiares beneficiarios.

La defensa de los derechos de los trabajadores se promueve mediante el inicio del proceso judicial o extrajudicial que corresponda, entre los cuales se destacan los siguientes:

  • Arbitraje y solución extrajudicial de conflictos.
  • Impugnación de sanciones impuestas por la empresa.
  • Despido en sus distintas modalidades: disciplinario; individual o colectivo por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción; o por otras causas objetivas.
  • Suspensión del contrato y reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, o derivadas de fuerza mayor.
  • Reclamación al Estado de los salarios de tramitación.
  • Materia electoral y sindical.
  • Movilidad geográfica.
  • Modificación sustancial de las condiciones de trabajo.
  • Derecho de conciliación de la vida personal, familiar y laboral reconocidos legal o convencionalmente.
  • Acoso moral (mobbing).
  • Licencias y permisos de maternidad, paternidad y lactancia.
  • Vacaciones.
  • Riesgo durante el embarazo.
  • Tutela de derechos fundamentales: honor, intimidad, no discriminación, igualdad, garantía de indemnidad, etc.
  • Clasificación profesional.
  • Reclamación de cantidad: salarios, pluses, horas extras, dietas, locomoción, pagas extras, atrasos de convenio, incentivos, antigüedad, indemnización por fin de contrato y por despido improcedente, etc.
  • Abuso en la contratación temporal.
  • Reclamación de prestaciones de la Seguridad Social: incapacidad temporal, invalidez, pensión de jubilación, entre otras.
  • Ejecución de sentencias.
  • Recurso de suplicación y de casación.
  • Recurso de amparo.

Empresas

Nuestros servicios se dirigen igualmente a las empresas y se agrupan en las siguientes áreas de actuación:

■ Administración de personal
■ Asesoría laboral
■ Gestión de RRHH

1.    Administración de personal

La contratación de nuestros servicios profesionales le permitirá dedicarse a aquello que mejor conoce: su negocio. Así no tendrá que preocuparse por los trámites burocráticos relativos a la administración de personal, como por ejemplo:

  • Nóminas y liquidación de las cotizaciones a la Seguridad Social.
  • Inscripción de la empresa en la Seguridad Social y modificaciones posteriores relativas a los administradores, apertura de nuevos centros de trabajo, etc.
  • Gestión de la contratación y aplicación del régimen vigente de bonificaciones y subvenciones a la contratación laboral.
  • Afiliación, altas, bajas y variaciones de datos de los trabajadores.
  • Gestión de la incapacidad temporal derivada de accidente de trabajo o de enfermedad profesional: comunicación de bajas, confirmaciones y altas médicas.
  • Envío en formato electrónico de las hojas de salarios, así como de informes de costes salariales y de estadísticas.
  • Declaraciones periódicas y anual del IRPF (modelos 111 y 190).
  • Otros trámites laborales: certificado de empresa, certificado de retenciones a cuenta del IRPF, certificado de estar al corriente de pago, informe de vida laboral, requerimientos de recaudación, aplazamientos de pago, entre otros.
  • Solicitud de prestaciones sociales por maternidad, paternidad, incapacidad y desempleo; así como de pensiones derivadas de invalidez, jubilación, viudedad u otras circunstancias del trabajador.
  • Observación del convenio colectivo vigente que resulte aplicable para garantizar su cumplimento y realización de las actualizaciones necesarias en función de sus modificaciones derivadas de la negociación colectiva.

2.   Asesoría laboral

El Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, incluida toda la normativa asociada, se caracteriza por su dinamismo derivado de las continuas modificaciones y reformas para adaptarla a las necesidades económicas y sociales. Es por eso, que las empresas necesitan una asesoría laboral contínua en materia de relaciones laborales y de organización del trabajo para garantizar el cumplimento de la legalidad vigente, presupuesto básico para mantener el buen clima laboral en la empresa.

Entre los múltiples servicios que comprende la asesoría laboral, se destacan los siguientes:

  • Régimen jurídico de la contratación laboral: contratos ordinarios y contratos especiales de alta dirección. Estudio de las bonificaciones y subvenciones que resulten aplicables en el momento de la celebración del contrato. Incorporación al contrato de cláusulas especiales o particulares, como por ejemplo: pactos de exclusividad, no competencia y confidencialidad.
  • Estudio de la política retributiva más acorde con la estrategia de la empresa.
  • Organización y distribución del tiempo de trabajo: régimen de trabajo a turnos, tiempo parcial, reducción de jornada y jornadas especiales.
  • Interpretación del convenio colectivo en evitación de controversias sobre su aplicación.
  • Modificación sustancial de las condiciones de trabajo por cambio de funciones o por movilidad geográfica individual o colectiva.
  • Aplicación del régimen disciplinario con un escrupuloso respeto de la dignidad del trabajador observando los principios de equidad, proporcionalidad y ejemplaridad en garantía de la cohesión social interna: amonestación, suspensión de empleo y sueldo, y despido disciplinario.
  • Expediente de regulación de empleo en sus diversas modalidades: extinción, suspensión y reducción de jornada.
  • Obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales y de protección de datos de carácter personal.
  • Elecciones de los representantes legales de la empresa y delegados sindicales.
  • Elaboración de dictámenes e informes jurídicos para facilitar la toma de decisiones por parte de los responsables de la empresa.

Asimismo, nuestros servicios comprenden la representación de la empresa para formalizar y gestionar en su nombre ante las administraciones públicas todo tipo de asuntos derivados de la relación laboral que mantiene con sus empleados.

Concretamente:

  • Asistir en las actuaciones de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social, así como durante la conciliación previa en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC).
  • Presentar expedientes de regulación de empleo ante la autoridad laboral.
  • Asistir en los procedimientos administrativos sancionadores.
  • Liquidar deudas con la Seguridad Social, solicitar aplazamientos, solicitar la devolución de cotizaciones indebidas, etc.
  • Solicitar prestaciones sociales para sus empleados: desempleo, subsidio, maternidad, paternidad, entre otras; y pensiones: jubilación, invalidez, viudedad, orfandad, en favor de familiares y asistencia social.
  • Mantener las relaciones con los representantes legales de los trabajadores y con los sindicatos.
  • Intermediar en la solución extrajudicial de conflictos.

Por último, cuando la controversia es inevitable, intervenir ante la jurisdicción social en relación a procesos de despido, reclamación de cantidad, clasificación profesional, sanciones, vacaciones, modificación sustancial de las condiciones de trabajo, expediente de regulación de empleo, entre otros; incluidos los procesos en materia de Seguridad Social sobre prestaciones contributivas y no contributivas.

3.   Gestión de RRHH

Sin lugar a dudas, la mejor inversión que puede hacer cualquier empresa es aquella que recaiga sobre las personas, esto es, sus trabajadores. Son estos los que poseen los conocimientos necesarios para garantizar el buen funcionamiento del negocio. La motivación adecuada de las personas en el seno de cualquier organización las conduce a dar lo mejor de sí mismas. Ahora bien, es necesario incidir en la formación para actualizar las competencias de los trabajadores para que sean adecuadas a las necesidades de la empresa, es decir, para que cada cual pueda desempeñar las funciones propias de su puesto de trabajo dando cumplimento a las expectativas de la organización.

Todo ello requiere una gestión de recursos humanos adecuada cuya finalidad no habría de ser atender las necesidades presentes sino más bien alinear toda la organización en la consecución de los objetivos estratégicos de la compañía. Esta es precisamente la finalidad de la dirección estratégica de personas utilizando técnicas de gestión que este despacho profesional pone a disposición de sus clientes.

La gestión de recursos humanos se inicia con el reclutamiento y la selección del candidato más adecuado para desempeñar un determinado puesto de trabajo. Esta es una primera fase de importancia capital en tanto que la incorporación de una persona no adecuada resulta muy costosa para la empresa. Seguidamente, hay que formar al trabajador novel para que pueda realizar su tarea en las mejores condiciones. Esto requiere un plan de acogida que facilite la efectiva integración del nuevo empleado en la organización. Además, hay que planificar la formación tanto de los nuevos empleados como de los que tengan necesidad de mejorar sus habilidades o de adquirir nuevas competencias.

Una vez completada la integración y la formación de los empleados, es necesaria la evaluación de su desempeño. Solo así se pueden detectar nuevas necesidades formativas o potencialidades que podrían ser actualizadas mediante la promoción del trabajador; además de facilitar una retribución adecuada que cumpla la función de motivación y retención del mismo. Finalmente, llegado su momento, la desvinculación ha de ser resuelta de manera profesional para preservar la dignidad de las personas.