El despido de los mayores de 55 años

El Estatuto de los Trabajadores proclama el derecho de los trabajadores a no ser discriminados directa o indirectamente para el empleo, o una vez empleados, entre otras razones, por edad dentro de los límites marcados por esta ley. Así, se entenderán nulos y sin efecto los preceptos reglamentarios, las cláusulas de los convenios colectivos, los pactos individuales y las decisiones unilaterales del empresario que den lugar en el empleo, así como en materia de retribuciones, jornada y demás condiciones de trabajo, a situaciones de discriminación directa o indirecta desfavorables por razón de edad, entre otras. seguir leyendo